Texts Degen(d)ereted euphoria

1. “Ha llegado el momento de pensar sobre el sexo. A algunos la sexualidad quizá sólo les parezca un tópico sin importancia, un escape frívolo de los problemas más críticos de la pobreza, la guerra, la enfermedad, el racismo, el hambre o la aniquilación nuclear. Pero es precisamente en épocas como ésta, en la que tenemos que convivir con la posibilidad de una destrucción inimaginable, cuando es más probable que la gente se vuelva peligrosamente desquiciada en lo referente a la sexualidad. Los actuales conflictos sobre los valores sexuales y la conducta erótica tienen mucho en común con las disputas religiosas de siglos pasados. Adquieren un inmenso valor simbólico. Las disputas sobre la conducta sexual se convierten a menudo en instrumentos para desplazar las ansiedades sociales y descargar la intensidad emocional concomitante a ellas. En consecuencia, la sexualidad debe tratarse con especial interés en épocas de fuerte tensión social.
El reino de la sexualidad posee también su propia política interna, sus propias desigualdades y sus formas de opresión específica. Al igual que ocurre con otros aspectos de la conducta humana, las formas institucionales concretas de la sexualidad en cualquier momento y lugar dados son productos de la actividad humana. Están, por tanto, imbuidas de los conflictos de interés y la maniobra política, tanto los deliberados como los inconscientes. En este sentido, el sexo es siempre político.”

Gayle Rubin (1984). Thinking Sex: Notes for a Radical Theory of the Politics of Sexuality. In (Carole Vance, cura) Pleasure and Danger. Routledge & Kegan, Paul. Reflexionando sobre el sexo: notas para una teoría radical de la sexualidad http://webs.uvigo.es/xenero/profesorado/beatriz_suarez/rubin.pdf

 

2. “Si para la sociedad el ejercicio de la sexualidad se reconduce a actos sexuales heterosexuales, entonces estamos muy lejos de la sexualidad. También estamos lejos de entender esa conocida idea de la diferencia sexual en la que se basa nuestra opresión. Para nosotras, parecen existir no uno o dos sexos, sino tantos cuantos son los individuos. Para nosotras, la sexualidad es un campo de batalla inevitable en el momento en que queremos salir de la genitalidad de la economía sexual que la heterosexualidad dominante nos impone. Cuando la sexualidad para nosotras no tiene ningún otro fin que su ejercicio, se deberá proceder a un ejercicio de sujetividad que incluya la búsqueda del placer y que no sufra ninguna reducción heterosexual”.

Monique Wittig (1980). The Straight Mind. New York: MLA.

 

3. “Porqué el feminismo pro-sex??? porqué te gusta follar; porqué tu libído es más bien desbordante, tus fantasías inagotables, tus relaciones bi-homo-heterosexuales placeres puros; porqué ya has pensado hacerte chapero; porqué te encanta construir dildos con tus amiguitas, según las preferencias de cada una; porqué buscas activamente historias y porno hecho por y para mujeres que acompanyen tus masturbaciones clitorideas diarias; porqué está genial hacer fotos y cortos porno DIY con tus amigas feministas… y porqué en este camino encuentras a un montón de brujas sin vergüenza, de colegas putas; porqué libros como “Cuentos del clitoris”, “El genero en disputa”, “Deviant Desires”, “Fiere d’etre puts”, “Sexo y Utopia” u otros se te han caídos en las manos…Porqué más que nada quieres mandas a tomas por culo la ideología sexualmente correcta, la educastración (o mejor: edumutilación), los estereotipos de genero, y los discursos tipo “una mujer es…y debería ser…”. Así que intentas deconstruir en tu cotidiano la moral puritana y las relaciones de dominación en los que nos revolcamos – es decir: a machacar la norma hetero-patriarcal che nos impide ser lo que deseamos ser”.

Pilou Pilou.

 

4. “En que sentido somos politico-sexuales y queer? Porqué la sociedad y la cultura no son politico-sexuales? Porqué nadie mejor que nosotras sabe que la separación publico-privado no existe cuando se habla se sexo y de genero. Porqué pensamos que las categorías sociales, el sexo, el genero, la raza, son determinantes y opresivas. Porqué por el tema de genero, y en particular el binomio hombre/mujer, sabemos que ha sido construido historicamente, socialmente y culturalmente en occidente a partir del sexo biológico”.

Q comme Queer (1998). Lille: GayKitschCamp (QuestionDeGenre/GKC).

 

5. “La sociedad hétero se basa en la necesidad de lo diferente/otro en todo nivel. No puede funcionar económica, simbólica, lingüística ni políticamente sin ese concepto. Esa necesidad de lo diferente/otro es ontológica para todo el conglomerado de ciencias y disciplinas que yo llamo la mente hétero. Pero ¿qué es lo diferente/otro sino lo dominado? Porque la sociedad heterosexual no sólo oprime a lesbianas y homosexuales sino a muchas y muchos diferentes/otras/otros; oprime a todas las mujeres y a muchas clases de hombres, a todas aquellas personas que están en la posición de dominadas. Constituir una diferencia y controlarla es un acto de poder, dado que es esencialmente un acto normativo. Todas las personas tratan de mostrar que la otra o el otro son diferentes. Pero no todas tienen éxito en su empresa. Hay que ocupar una posición social de poder para lograrlo.
Por ejemplo, el concepto de la diferencia entre los sexos constituye ontológicamente a las mujeres como diferentes/otras. Los hombres no son diferentes, la gente blanca no es diferente, ni lo son los amos. Pero la gente negra, así como las esclavas y los esclavos, sí lo son. Esa característica ontológica de la diferencia entre los sexos afecta a todos los conceptos que son parte del mismo conglomerado. Pero para nosotras o nosotros no existe eso de ser-mujer o ser-hombre. “Hombre” y “mujer” son conceptos políticos de oposición y la cópula que dialécticamente los une es, a la vez, la que los hace desaparecer. Es la lucha de clases entre mujeres y hombres la que va a hacer desaparecer a hombres y mujeres (lo mismo sucede con todas las otras luchas de clase donde las categorías en oposición se “reconcilian” mediante la lucha cuya meta es hacerlas desaparecer). El concepto de diferencia no tiene de por sí nada de ontológico. Es sólo la forma que tienen los amos de interpretar una situación histórica de dominación. La función de la diferencia es enmascarar en todo nivel los conflictos de intereses, incluidos los ideológicos.

En otras palabras, para nosotras y para nosotros, esto significa que ya no puede haber mujeres y hombres y que, como clases y categorías de pensamiento o lenguaje, tienen que desaparecer política, económica e ideológicamente”.

Monique Wittig (1980). The Straight Mind. New York: MLA.
El pensamiento heterosexual http://lasdisidentes.wordpress.com/2012/04/27/el-pensamiento-heterosexual-por-monique-wittig/

 

6. Soy un ser humano a que le gustaría que no me llamaran Señora ni Señor. Prefiero usar pronombres de genero neutro para definirme. Soy una persona que se enfrenta a dificuldades casi insuperables cuando se me pide marcar H o M en un trámite administrativo. No me afecta haber nacido con el cuerpo de una mujer biologica. Ni me reconozco en un sexo intermedio. Simplemente, no coincido con los conceptos dominantes occidentales sobre como “debería ser” un hombre o una mujer. Somos un movimiento de mujeres biologicas masculinas, de hombres biologicos femeninos, de cross-dressers, de hombres y mujeres transgeneros, de intersexuales nacidas en el gran intervalo anatomico que existe entre las atribuciones de hombre y mujer, de genderblenders, de personas con otras variantes de genero y sexo, y otras definiciones a las que queremos mucho. En breve, aumentamos la cantidad de modalidades conocidas de ser ser humanos.

Nuestras vidas son la demostración que el sexo y el genero son cosas muchos más complejas de lo que puede adivinar con una rapida mirada un medico en un sala de partos, mas variadas de un vestidito rosa o azul. Somos oprimidas porqué no coincidmos con estas normal sociales tan apretadas. Y contra-atacamos. Para mi, caracterizar la espresión individual de una misma como exclusivamente masculino o femenino sería como preguntarle a un poeta: “Usted, escribe en inglés o en castellano?” La pregunta excluye la posibilidad de que la poesía sea escrita en cantonés, ladino, swahili o árabe. La pregunta considera solo el sistema linguistico enseñado al poeta. Ignora las palabras que cada escritor saca afuera, paso tras paso desde la fuente común. La musica que generan dos palabras cuando se encuentran por primera vez. El silencio que suena en el espacio comprendido entre las dos ideas. El poderoso viento de la pasión y de la confianza que empuja el poeta a escribir. Por eso no apoyo la idea de que el genero sea simplemente una construcción social – uno de los dos idiomas que aprendemos mecanicamente desde la noche de los tiempos. El genero es para mi una poesía que cada una de nosotras crea a partir del idioma que nos han enseñado. Cuando paseo a través de la ontología del mundo, veo individuos que exprimen su genero en modalidades deliciosamente complejas y mutantes, en la cara de la ley y del pentametro.”.

Leslie Feinberg (2003). Nous sommes touTEs en devenir (on line).

 

7. “?Como explicar lo que me ocurre? ?Qué hacer con mi deseo de transformaciòn? […] No me queda otro remedio que revisar mis clàsicos, someter las teorìas a [mi deseo]. Aceptar que el cambio que tiene lugar en mì es la mutaciòn de una época”.

Beatriz Preciado (2008). Testo yonqui. Madrid: Espasa Calpe. p. 24.

 

8. [Me quedo de pié] miro còmo la mitad de mi cara entra en el espejo: tengo el pelo corto y oscuro, las lentillas dibujan una aureola fina alrededor del iris, mi piel es irregular, a veces muy blanca, a veces salpicada de brillos rosados. El espejo recorta un trozo de mi rostro, sin expresion, sin centro. He sido asignada mujer, pero ese hecho no se aprecia en la imagen parcial del espajo. Comienzo a afeitarme la cabeza, de delante hacia atràs, desde ele centro haci la izquierda y luego hacia la derecha”

Beatriz Preciado (2008). Testo yonqui. Madrid: Espasa Calpe. p. 21.

 

9. “Me defino NO genero porqué no percibo pertenecer a un genero fijo. Percibo pertenecer a un genero fluido desde siempre, sin tener que ir hacia a….

Me da igual que me feminizen pero también me gusta que me masculizen, sobre todo en la intimidad, en mis relaciones, porqué tengo la necesidad, porqué amo ser de-generada y también porqué a veces me siento un perfecto gilipollas amoroso. También porqué a menudo son mis parejas las que lo hacen. Ellas lo perciben y/o lo saben porqué lo hablamos, porqué es esto lo que las atrae, esa rara mezcla femenina-masculina que está en mi, ese genero ambivalente.

Este sentimiento está en las vísceras, viene de lejos… No he leído nunca las teorías sobre el genero. No soy una teoría: soy compleja y revolcada en muchas sensaciones. Es un follón.

No soy un hombre pero no soy del todo una mujer. Soy yo, una entidad sin una clara definición de genero. Ninguna falda ni otros accesorios femeninos, pero ni soy mecánico. Perturbación, mierda, y más perturbación. Me voy andando con una especie de cuerpo desbordante de su libertad de pensamiento. No se si todo es claro. Para mi lo es, porqué es tan profundo. Es por eso que mi palabra será siempre y solo mi palabra. Nunca pienso a empezar del genero. Pienso lo que soy, desde el interior, un cerebro plano o hirviendo, pero nunca de genero. Subordenáda e insubordenáda. Hombre y mujer. O nada te todo esto. Este cuerpo,yo lo acepto y lo vivo plenamente, sobre todo sexualmente. Con la madurez entendemos que es más fácil e interesante ir más allá de todo los prejuicios de esta sociedad, romper con los esquemas y los clichès, de-construir o simplemente construir tu proprio genero, en que te sientes mejor. No soy blanca, ni negra, soy fluo. Yo soy yo”.

Dirty Week End (2012). Journal d’une butch par ses mots http://dirty-week-end.blogspot.fr

 

10. Mi pel, mi carne, mi sangre, mi templo.

Donde oran las profanas, las desahuciadas de la fe,

las perversas y las anormales.

[…] Soy una actriz de vuestro drama y lo he convertido

en comedia,

querias que fuera caperucita y le cambié el guion al lobo,

que también estaba hasta la polla.

Atravieso las fronteras de vuestras proprias neurosis,

y me instalo justo ahì donde quiero estar,

donde luzco como un molesto isecto mutante

al que no podréis matar. ,

Diana J. Torres (2011). Trasfrontera. In Pornoterrorismo. Txalaparta.

 

11. [Cambio] “para traicionar lo que la sociedad ha querido hacer de mì, para escribir, para follar, para sentir una forma post-pornographica de placer, para anadir una pròtesis molecular a mi identidad transgénero low-tech hecha de dildos, textos e imàges en movimiento […]”

Beatriz Preciado (2008). Testo yonqui. Madrid: Espasa Calpe. p. 20.

 

12. “Sabemos que el cuerpo se ha metido a significar esto, pero podemos darle otro significado. El genero se puede pensar como los efectos de alguna practicas culturales. Pero podemos apropiarnos de este proceso y hacer lo que queremos de nuestro sexo y del masculino y del femenino”.

Q comme Queer (1998). Lille: GayKitschCamp (QuestionDeGenre/GKC).

 

13. Nombro la nocion de “fuerza orgasmica” o potentia gaudendi: se trata de la potencia (actual o virtual) de excitacion (total) de un cuerpo. Esta potencia es una capacidad indeterminada, no tiene género, no es ni feminina ni masculina, ni humana ni animal, ni animada ni inanimada, no se dirige primariamente a lo feminino ni a lo masculino, no conoce la diferencia entre heterosexualidad y homosexualidad, no diferencia entre el objeto y el sujeto, no sabe tampoco la diferencia entre ser excitado, excitar o excitarse-con. No privilegia un òrgano sobre otro: el pene no posee màs fuerza orgàsmica es la suma de la potencialidad de excitaciòn inherente a cada molécula viva. La fuerza orgasmica no busca su rsoluciòn inmediata, sino que aspira a extenderse en el espacio y en el tiempo, a todo y a todos, en todo lugar y en todo momento. Es fuerza che transforma el mundo en placer-con. La fuerza orgasmica reùne al mismo tiempo todas las furzas smaticas y psiquicas, pone en juego todos los recursos bioquimicos y todas las estructuras del alma”

Beatriz Preciado (2008). Testo yonqui. Madrid: Espasa Calpe. p. 38

 

14. “Existo a través de esta perturbación, esta libertad. Me arrogo el derecho de ser lo que quiero, cuando lo quiero. Nada es fijo, nada es perfecto”.

Dirty Week End (2012). Journal d’une butch par ses mots http://dirty-week-end.blogspot.fr

 

15. “[Somos] ‘piratas del género”, gender hackers”

Beatriz Preciado (2008). p. 47